ARTISTIC DIRECTOR: FRANCISCO IGLESIAS

Francisco Iglesias nació en Bilbao (País Vasco, España) en 1961. Desde muy joven sobresalen sus aptitudes en las artes plásticas.

En esa primera etapa es influenciado por la escultura de Eduardo Chillida y de Agustín Ibarrola, además de los diseños de Balenciaga y Paco Rabanne, todos ellos artistas vascos, visionarios de una nueva estética.

 

 De adolescente, decide ingresar en la escuela de peluqueros de Bilbao, destacando rápidamente entre los alumnos de su generación por su visión innovadora en la creación de estilos para la mujer.

 

Inquieto por tener nuevas experiencias que plasmar en sus diseños, y por estudiar las tendencias de vanguardia a nivel internacional, viaja a Londres y a París, para formarse en las mejores escuelas y corrientes de la peluquería mundial.

de estilista a diseñador de imagen

De regreso en España, Francisco Iglesias crea su propio salón, primero en Bilbao y después en Madrid. El corte y el peinado se convierten en su vida, logrando gran control y dominio de las técnicas de cabello. Sin embargo, su alma de artista le lleva a no darse por satisfecho con lo conseguido, y a aprender las artes del maquillaje.

 

Esta experiencia como maquillista supone un parteaguas en su trayectoria artística, ya que le lleva a percatarse, antes que ningún otro estilista de su época, de que las mujeres no solamente son rostro y cabello. Se hacía necesario evolucionar hacia otro esquema de trabajo en la industria de la belleza, que situara a la mujer en el centro y verdaderamente le ayudara a reclamar su papel protagonista en la sociedad del siglo XXI.

 

Se despierta en él entonces la catártica visión de que para elaborar un exitoso estilo se debe de tomar en cuenta a la mujer desde una perspectiva integral: las facciones, la morfología corporal y, sobre todo, el estilo de su personalidad y costumbres.

 

Adentrándose en el estudio profundo de todas estas variables, descubre casi por casualidad que a este conjunto armónico se llama ‘diseño de imagen’, un concepto tan renombrado 40 años después.

hace de méxico su hogar

Su filosofía de la belleza y su trabajo artístico impulsaron su carrera en España, de manera meteórica, desde trabajo en salón hasta asesor de imagen para cine, teatro y televisión.

 

En el maremágnum de experiencias de esta etapa, Francisco Iglesias fue también asesor artístico para una compañía internacional de tecnología para el cabello.

 

En 1993 fue llamado a Ciudad de México por una importante televisora, para fundar por primera vez un departamento de diseño de imagen para artistas. Después de algunos años en el nuevo continente, decide hacer de México su residencia definitiva.

 

En su afán por embellecer a la persona, da un paso más, y continúa con su formación artística, en Estados Unidos, donde sigue incrementando sus conocimientos en Diseño de Imagen, no sólo para artistas sino también para figuras públicas.

LA PERSONA: PRINCIPIO Y FIN DE TODO TRABAJO ARTISTICO

Lo aprendido en Los Ángeles y Nueva York le lleva a reflexionar y concentrar todas sus experiencias artísticas previas en Europa y América, sistematizándolas y desarrollando un método de trabajo único y revolucionario.

 

Colorimetría, morfología, personalidad, deseos y estilo se fusionan en perfecta armonía, permitiendo que aflore el look más favorecedor para cada persona, aquel que no sólo habla de su belleza exterior sino que también refleja el atractivo interior único que cada persona atesora. Una forma de trabajo basada en la honestidad y la responsabilidad con el cliente.

 

Este método lleva a Francisco Iglesias y a los estilistas de la firma a crear con cada persona una obra de arte visual, situando a ésta en el centro del trabajo artístico. El talento técnico se pone al servicio de la clienta, convirtiéndose el estilista en escultor invisible que desaparece tras el lienzo de cada rostro, con la persona en primer plano.

 

Esta praxis logra asimismo otro de los grandes objetivos: hacer sentir a cada clienta una experiencia única de la belleza cada vez que acude al salón. Un momento especial, en el que la mujer pueda sentirse libre de sus quehaceres, de sus responsabilidades, y regalarse una gran experiencia femenina.

francisco iglesias en la actualidad

Hoy en día Francisco Iglesias lleva la Dirección Artística del salón de belleza que lleva su nombre en una de las zonas urbanas más exclusivas de Ciudad de México, haciendo de la creación de estilos personalizados una religión. También comparte su tiempo asesorando en diferentes proyectos de imagen a otras compañías.

 

 Asimismo, ayuda al gremio de los estilistas en México, habiendo elaborado el estándar de competencia laboral, con el fin de que tuvieran un reconocimiento oficial. En la actualidad es Presidente de la Cámara Nacional de Cámara Mexicana de la Industria del Embellecimiento Físico.